Ingredientes:

6 cebollas blancas o rosas
3 huevos
3 cucharadas de queso parmesano rallado
1/2 vaso de vino blanco
1/2 vaso de caldo de verduras
1/2 vaso de leche
2 cucharadas de harina
15 g de manteca de cerdo
una nuez de mantequilla
sal
pimienta

La cipollata es una receta fácil y sabrosa que puede prepararse como aperitivo o como plato principal. Es una especie de tortilla de cebollas al horno, rica y abundante, que se hace guisando suavemente las cebollas durante mucho tiempo con un poco de caldo de verduras y leche.

Ingrediente esencial en muchas recetas, la cebolla es también la protagonista absoluta de deliciosos platos como la sopa de cebolla, las cebollas caramelizadas o el legendario Friggione Bolognese.

Si la gente piensa erróneamente que la cebolla es pesada y difícil de digerir, es bueno saber que, por el contrario, se digiere fácilmente y tiene propiedades diuréticas y depurativas. Así que, como con todas las verduras, se recomienda consumirlas regularmente.

Preparación:

1. La preparación de la receta de cipollata es bastante sencilla. Derretir la manteca de cerdo en una sartén, añadir las cebollas cortadas en rodajas finas y dorarlas a fuego lento. Cuando estén transparentes, rocíelos con vino y deje que se evapore.

2. Diluir la mezcla con el caldo y la leche. Espolvorear la harina sobre la mezcla, sazonar con sal y pimienta, remover bien y cocer a fuego lento en una cazuela tapada durante aproximadamente 1 hora.

3. Retirar del fuego y añadir a la mezcla los huevos batidos y el queso. Engrasar un molde, verter la mezcla y hornear a 180º hasta que la superficie esté dorada.

4. Sacar la cipollata del horno y servir.