Ingredientes:
800 g de patatas
25 cl de leche entera
30 cl de nata fresca, sal, pimienta
Nuez moscada
1 pedazo grande de mantequilla
3 dientes de ajo

Preparación
Lavar, pelar y cortar las patatas en rodajas de 3 mm. No las lave después de cortarlas. Ponerlas en un cazo con 25 cl de leche (a ser posible entera),

un pedazo de mantequilla del tamaño de una nuez, sal, pimienta y nuez moscada. Llevar a ebullición, luego bajar el fuego ligeramente y continuar la cocción durante 8 minutos.

Remover de vez en cuando con una espátula para evitar que la mezcla se pegue. Las patatas se recubrirán de una crema. En este punto, verter 30 cl de nata. Dejar cocer
a fuego lento durante unos 5 minutos. Retirar del fuego y añadir el ajo. Organice las patatas en una fuente para gratinar. Aplanar la superficie y dejar
enfriar para que los sabores se mezclen. Introducir en el horno a 180º y cocer durante unos 15/20 minutos. Servir en la fuente de horno.
La receta tradicional del gratinado dauphinois no incluye queso rallado.
Para los que lo prefieren con él, antes de meterlo en el horno, colocar una capa de Gruyère rallado entre cada capa de patatas. Terminar con el queso.