La carne asada puede parecer elegante y complicada de hacer, pero en realidad es bastante sencilla. Con un buen trozo de carne y algunas hierbas sencillas, puedes tener un roastbeef mucho más tierno y sabroso que el comprado en la tienda. A continuación, desglosamos lo que es más importante saber a la hora de preparar este plato clásico.

El corte

No hay un único corte de carne que sea necesario para hacer roast beef. Algunos cortes comunes son

– Asado de buey

– Asado de solomillo superior

– Asado de aguja de ternera

Normalmente utilizamos un asado de primera, pero un asado de segunda también debería funcionar. Si no está seguro, pregunte a su carnicero. Como la carne se asa lentamente durante mucho tiempo, incluso los cortes de carne más duros y magros quedarán tiernos. Pero tenga en cuenta que si elige un corte de carne especialmente magro, debe cortarlo relativamente fino para evitar que quede demasiado gomoso.

El condimento

Aquí es donde puedes ser realmente creativo. En esta receta hemos mantenido la sencillez: sólo tomillo, romero, sal y pimienta. Siéntase libre de cambiar cualquiera de sus hierbas favoritas (salvia, perejil, orégano, etc.) o utilice hierbas secas si lo prefiere. Las especias como el comino o las semillas de cilantro también serían deliciosas, ¡haz lo que te parezca correcto! No sea tímido con los condimentos, este es un gran corte de carne y cuanto más sabor, mejor. Sugerimos una cucharadita de sal por kilo. Los aliños como la cebolla, el ajo y la cebolleta también serían deliciosos. Yo prefiero mezclar todos mis condimentos con aceite de oliva para hacer una pasta, lo que permite una distribución más uniforme y asegura que la carne se sazone en todo su contorno. (¡No te olvides del fondo!)

Temperatura del horno

Te preguntarás por qué tienes que cambiar la temperatura del horno a los 15 minutos de cocción. ¡Te juro que hay una buena razón! Lo ideal es que todas las carnes asadas se doren por todos los lados en una sartén caliente para desarrollar una corteza dorada y deliciosa. Con algo como un asado redondo superior, el sellado puede ser casi imposible. (Empezar con el horno caliente le da al asado la oportunidad de conseguir esa hermosa corteza sin tener que sacar la sartén. Una vez que la corteza haya empezado a formarse, puedes bajar la temperatura y la carne empezará a cocinarse desde dentro hacia fuera.

Temperatura de la carne

Nos gusta poner a temperatura ambiente casi toda la carne que vamos a cocinar, especialmente las piezas grandes como las pechugas de pavo, los pollos enteros y los asados como éste. Piénsalo de esta manera: si pones un asado en tu horno directamente desde la nevera, el asado se cocinará más rápido en el exterior (que está expuesto al calor de tu horno) que el centro, que permanecerá más frío, y se cocinará más lentamente. Un asado a temperatura ambiente se cocinará de forma más uniforme, por lo que recomendamos dejar el suyo fuera de 1 a 2 horas para que adquiera temperatura.

En cuanto a la temperatura después de la cocción, preferimos un asado medio o medio raro, con un poco de color rosa en el centro. En nuestra opinión, la carne queda más tierna y sabrosa de esta manera. Si prefieres que no se vea el color rosado, puedes asar durante más tiempo. Una cosa que no es opcional es un termómetro de carne. Es una forma de evitar que se adivinen los detalles de la cocción de grandes trozos de carne, y te aseguramos que te será útil más de una vez. Consejo profesional: asegúrate de que introduces el termómetro lo suficientemente lejos como para llegar al centro del asado para obtener una lectura precisa. Para obtener un asado medio raro, busca una temperatura interna de unos 130°F. La temperatura de la carne seguirá subiendo un poco mientras descansa.

Cortarlo en rodajas

Sé que es tentador cortar el asado cuando sale del horno. ¡Resiste! Pasa la carne a una tabla de cortar y déjala reposar durante 30 minutos para que todos los jugos se redistribuyan por el músculo. Si la cortas enseguida, todos esos sabrosos jugos acabarán en la tabla de cortar y tu carne quedará seca y triste. 😢Cuando llegue el momento, asegúrate de utilizar tu cuchillo de trinchar más afilado o un cuchillo de cocinero para conseguir unas buenas lonchas finas.

Sobras

Las sobras de carne asada fría son uno de los mayores placeres de la vida. ¡Es tan versátil! Puedes usarla para hacer un bocadillo, para un desayuno de carne asada, o simplemente fría, directamente de la nevera. No te juzgaremos.

¿Has hecho esta receta? Valórala y deja un comentario abajo.