Ingredientes

6 chuletas grandes de pierna de cordero

50 g de mantequilla

3 cebollas marrones, cortadas por la mitad y en rodajas finas

2 dientes de ajo machacados

1L (4 tazas) de caldo de carne Massel

3 ramitas de tomillo fresco

2 hojas de laurel secas o frescas

8 rebanadas de baguette (pan francés) de 1 cm de grosor

4 rebanadas de queso suizo

Hojas de tomillo fresco, para servir

Preparación

Paso 1
Poner el cordero en una cacerola grande y cubrirlo con agua fría. Llevar a ebullición a fuego medio. Reduce el fuego a medio-bajo y cuece a fuego lento durante 1 hora o hasta que esté tierno.
Paso 2
Pasar el cordero a una superficie de trabajo limpia. Desechar el líquido de cocción. Retire los huesos del cordero y deséchelos. Desmenúcelo finamente. Reservar para que se enfríe.
Paso 3
Mientras tanto, derretir la mantequilla en la sartén a fuego medio-bajo. Añadir la cebolla y el ajo y cocinar, removiendo a menudo, durante 15 minutos o hasta que estén blandos y caramelizados. Sazonar con sal y pimienta.
Paso 4
Añadir el caldo, el tomillo y las hojas de laurel. Llevar a fuego lento y cocer durante 30 minutos.
Paso 5
Desechar el tomillo y las hojas de laurel. Pasar la mezcla al bol de un procesador de alimentos y procesar hasta que esté suave. Vuelva a ponerla en la sartén. Incorporar el cordero. Remover a fuego lento hasta que se caliente.
Paso 6
Precalentar la parrilla a fuego medio. Colocar las rebanadas de pan en una bandeja de horno. Cocinar bajo el grill durante 2-3 minutos por cada lado o hasta que se tuesten. Cortar las lonchas de queso por la mitad y repartirlas entre las rebanadas de pan. Cocinar bajo el grill durante 2-3 minutos o hasta que el queso se derrita.
Paso 7
Servir la sopa en los tazones. Cubre cada sopa con 2 tostadas de queso y tomillo. Servir.